Páginas vistas en total

domingo, 13 de noviembre de 2016

LAS EXPECTATIVAS. LOS PELIGROS DEL CORREDOR

Será que con los años uno se va haciendo mayor y que le va entrando el conocimiento... y por supuesto contar con un gran profesional que supervisa lo que haces. El caso es que, con el paso del tiempo, te das cuenta de la importancia del control de las expectativas como factor determinante en el corredor.
Pocas sensaciones son tan placenteras como la del deber cumplido
Los corredores populares, con demasiada facilidad nos dejamos llevar. A menudo pensamos estar mejor de lo que estamos. Las expectativas y las ganas nos pueden, las piernas recuerdan cuando has estado en forma y tu cabeza pretende convencerles de que pueden correr como lo han hecho otras veces. 
Pero por desgracia la realidad no es así, conocerse es vital y es algo que, a veces, ni con la experiencia llegamos a controlar. Por lo menos en mi caso que considero soy demasiado visceral corriendo. Este es un tema que Luis explica mucho mejor con ejemplos concretos de os #Eagle'sPeople en su blog   http://www.luisdelaguila.com/eagles-people/

Yo en mi caso lo voy a explicar con dos ejemplos recientes.

A finales de octubre se disputaba la #EdpBilbaoNightMarathon (cada día los nombres de las carreras son más largos y complejos) y allá que me presenté a la carrera de 10k con altas pretensiones. Tratamiento de primera gracias a mi club (carpa vip y todo) y altas expectativas... por entrenamiento sabía que estaba para salir sobre 3'25 y rondar los 34' bajos, pero viendo los tiempos de años anteriores, me dí cuenta que si todo se daba y los planetas se alineaban, podía andar bastante delante en la clasificación. Así que de salida me olvidé del reloj, salí a competir, y me metí bastante delante... craso error... si el entrenamiento dice que estas para correr a 3,25, salir a 3'15 como fue mi caso es, poco más o menos, un suicidio.
Cerquita de meta en la nocturna de Bilbao




Aunque ese día hubo otros factores que no ayudaron, coche... estar tomando antibióticos... el caso es que en el km 4 ya iba estallado... a remar a meta y acabar próximo a los 35' (en meta 36' pero porque el último km media casi 1400m). Problema... demasiadas expectativas...

Algo parecido me pasó el año pasado en la behobia, que me hizo hundirme a 1h14' tras haber salido el primer km a 3'20...

Así que con la lección aprendida, y con lo que por suerte voy aprendiendo con Luis y con lo que los #Eagle'sPeople me transmiten cada día, decidí salir este año con cabeza. Tener alguien que te paute bien el entrenamiento es fundamental... la consigna era clara... "No has de salir más rápido de lo que estas haciendo en los controlados de 10k" y así que salí, controlando el ímpetu y frenando el frenesí para pasar en 3'33 este año (es bastante favorable) y a partir de ahí ir pasando gente sin parar durante toda la carrera y corriendo en positivo.

km 19, había que saludar a los paisanos.


La verdad es que la salida ha sido clave y me ha permitido disfrutar durante toda la carrera, recordando aquellos años en los que lo daba todo en esta prueba y llegaba satisfecho.  Y sin estar como cuando hice 1h09' hace 4 años por llegar mas corto esta vez, he recuperado muchas de las sensaciones corriendo y compitiendo de aquellos años. Al final 1h11' altos, que era sin más ni más lo que había en las piernas (atendiendo a esa pauta de los ritmos controlados en entrenamiento, la marca probable hoy estaba en torno a 1h12'30)

Un apunte a propósito de la importancia de controlar las intensidades de entrenamiento... este año creo que no he hecho ningún mil entrenando por debajo de 3'22... hoy corrí varios km a ese ritmo (si bien es cierto que el desnivel era favorable) y corriendo 2" más rápido que el ritmo del rodaje controlado.
Esta claro que el ritmo de competición dónde se trabaja es en competición, eso y un correcto trabajo de la fuerza y el éxito está asegurado...
Ahora sin más a por la siguiente!!!
Gracias por todo Luis

No hay comentarios:

Publicar un comentario