Páginas vistas en total

domingo, 13 de noviembre de 2016

LAS EXPECTATIVAS. LOS PELIGROS DEL CORREDOR

Será que con los años uno se va haciendo mayor y que le va entrando el conocimiento... y por supuesto contar con un gran profesional que supervisa lo que haces. El caso es que, con el paso del tiempo, te das cuenta de la importancia del control de las expectativas como factor determinante en el corredor.
Pocas sensaciones son tan placenteras como la del deber cumplido
Los corredores populares, con demasiada facilidad nos dejamos llevar. A menudo pensamos estar mejor de lo que estamos. Las expectativas y las ganas nos pueden, las piernas recuerdan cuando has estado en forma y tu cabeza pretende convencerles de que pueden correr como lo han hecho otras veces. 
Pero por desgracia la realidad no es así, conocerse es vital y es algo que, a veces, ni con la experiencia llegamos a controlar. Por lo menos en mi caso que considero soy demasiado visceral corriendo. Este es un tema que Luis explica mucho mejor con ejemplos concretos de os #Eagle'sPeople en su blog   http://www.luisdelaguila.com/eagles-people/

Yo en mi caso lo voy a explicar con dos ejemplos recientes.

A finales de octubre se disputaba la #EdpBilbaoNightMarathon (cada día los nombres de las carreras son más largos y complejos) y allá que me presenté a la carrera de 10k con altas pretensiones. Tratamiento de primera gracias a mi club (carpa vip y todo) y altas expectativas... por entrenamiento sabía que estaba para salir sobre 3'25 y rondar los 34' bajos, pero viendo los tiempos de años anteriores, me dí cuenta que si todo se daba y los planetas se alineaban, podía andar bastante delante en la clasificación. Así que de salida me olvidé del reloj, salí a competir, y me metí bastante delante... craso error... si el entrenamiento dice que estas para correr a 3,25, salir a 3'15 como fue mi caso es, poco más o menos, un suicidio.
Cerquita de meta en la nocturna de Bilbao




Aunque ese día hubo otros factores que no ayudaron, coche... estar tomando antibióticos... el caso es que en el km 4 ya iba estallado... a remar a meta y acabar próximo a los 35' (en meta 36' pero porque el último km media casi 1400m). Problema... demasiadas expectativas...

Algo parecido me pasó el año pasado en la behobia, que me hizo hundirme a 1h14' tras haber salido el primer km a 3'20...

Así que con la lección aprendida, y con lo que por suerte voy aprendiendo con Luis y con lo que los #Eagle'sPeople me transmiten cada día, decidí salir este año con cabeza. Tener alguien que te paute bien el entrenamiento es fundamental... la consigna era clara... "No has de salir más rápido de lo que estas haciendo en los controlados de 10k" y así que salí, controlando el ímpetu y frenando el frenesí para pasar en 3'33 este año (es bastante favorable) y a partir de ahí ir pasando gente sin parar durante toda la carrera y corriendo en positivo.

km 19, había que saludar a los paisanos.


La verdad es que la salida ha sido clave y me ha permitido disfrutar durante toda la carrera, recordando aquellos años en los que lo daba todo en esta prueba y llegaba satisfecho.  Y sin estar como cuando hice 1h09' hace 4 años por llegar mas corto esta vez, he recuperado muchas de las sensaciones corriendo y compitiendo de aquellos años. Al final 1h11' altos, que era sin más ni más lo que había en las piernas (atendiendo a esa pauta de los ritmos controlados en entrenamiento, la marca probable hoy estaba en torno a 1h12'30)

Un apunte a propósito de la importancia de controlar las intensidades de entrenamiento... este año creo que no he hecho ningún mil entrenando por debajo de 3'22... hoy corrí varios km a ese ritmo (si bien es cierto que el desnivel era favorable) y corriendo 2" más rápido que el ritmo del rodaje controlado.
Esta claro que el ritmo de competición dónde se trabaja es en competición, eso y un correcto trabajo de la fuerza y el éxito está asegurado...
Ahora sin más a por la siguiente!!!
Gracias por todo Luis

miércoles, 5 de octubre de 2016

DEJANDO SALIR A CORRER AL NIÑO INTERIOR. LA ILUSIÓN

El auge del deporte de la carrera a pie es un fenómeno imparable. Podemos llamarle corredores populares, atletas amateurs, running... a mi desde luego me gusta más la primera, pero no reniego de ninguna. Este auge ha suscitado la aparición de multitud de estudios (y pseudioestudios) libros, entendidos, opinadores... y la demanda de contenidos se ha disparado, por lo que es común leer artículos de todo tipo. Yo la verdad es que cada vez leo menos, hago más y me pronuncio menos... pero desde este espacio de vez en cuando comparto mi punto de vista. Este post me ha surgido a partir de encontrar un estudio que habla de la "obsesión por el running"... y el tema me da para mucho pues en mi vida personal me ha tocado vivir situaciones muy comprometidas por este tema... casi siempre la gente presupone mucho y sabe poco, pero ese es otro tema , pero en mi caso duele... duelen comentarios hechos por muchos sin saber.

El caso es que me apetece compartir una experiencia personal. Recuerdo a un atleta que protagonizaba un anuncio de adidas (impossible is nothing) que decía... "Cuando me preguntan por qué corro, yo respondo; y tú? Por qué has dejado de correr?"

Me parece una frase genial, de niños hemos disfrutado corriendo, corríamos por que sí, disfrutábamos haciéndolo y nuestra zancada era, inconscientmente, fluida, bonita... natural... la vida nos va haciendo perder esa sensación y nos hace abandonar al niño que vive dentro.



 Pues la vida ha querido ponerme en la situación de tener que volver a pasar tiempo conmigo a solas y he tenido que volver a hacerme amigo de mi mismo... ha sido en el reencuentro con el niño que llevo dentro, que haya empezado de nuevo a disfrutar muchas cosas. Una de ella ha sido el correr. Necesito correr, me equilibra, me libera, lo disfruto... y recuerdo a ese niño que sin saber por qué, corría.

Este año pasé de uno de los mejores estados de forma de mi vida a perder totalmente las ganas de correr. En más de una ocasión he querido dejarlo, abandonar, rendirme... pero precisamente el atletismo me ha enseñado a renunciar a esas palabras y, aún sin ganas, con cero motivación, salía a entrenar, todo por no dejar que se apagara la llama y por suerte la llama no se apagó y sigue viva, de lo cual me alegro.

¿Y todo esto a que viene ahora? Pues bien, me gustaría centrarme un poco a la presión que muchas veces nos autoimponemos en este deporte. Muchas veces nos exigimos demasiado, muchas veces por anteponer un resultado a nuestro estado de forma. Nos gusta mucho eso de... voy a ver si este año hago tal marca o voy a ver si bajo de tal registro... o simplemente a ver si puedo seguirle al vecino del quinto. Somos competitivos, eso no es malo, se necesita esa competitividad, los objetivos son necesarios para esa motivación necesaria para esforzarse todos los días, ya hemos hablado de esto con anterioridad en el post  Venciendo la pereza en el corredor.
El problema viene cuando pasas a estar sobremotivado... y ahí si que te asomas a los peligros.

Voy a poner un ejemplo reciente. De niño nunca destaqué en nada, era de los bajitos, de los que no jugaban demasiado bien  al fútbol, no era rápido ni se me daba bien correr. Cuándo había alguna prueba o carrera, simplemente luchaba por evitar la verguenza de ser de los últimos, pero no por ello deje de correr, ni de jugar... ni de esforzarme. El caso es que, no hace mucho, sin saber por qué, me quedé mirando el último trofeo que gané, el de ganador de la Legua de Navarrete. A pesar de ganar, y sin menosprecio de ninguno de los corredores que participamos, no fue una carrera brillante, no me supuso un esfuerzo especial ganarla, no le dí ninguna importancia... hasta me dejé el trofeo junto a la mochila (debería darme vergüenza jejeje). No es desde luego el trofeo mas luchado ni la carrera que más me ha costado ganar.


Pero el caso es que, aquel día, no se muy bien por qué, me vino el recuerdo de aquel niño pequeño, que era malo jugando al fútbol, que ni siquiera corría bien... y me invadió una sensación de orgullo, si aquel niño me viera ahora, estaría orgulloso, se sentiría sin duda satisfecho.  Desde entonces ese niño me acompaña en mis zancadas, disfrutamos juntos... y eso me lleva al punto de partida. La importancia de la ilusión, de disfrutar de lo que haces, de dejar correr al niño que llevamos dentro. De recordar porqué empezamos a correr, de recordar que correr nos gusta, lo disfrutamos.

Tengo la suerte de pertenecer a un grupo de corredores con un nivel atlético impresionante como son los #Eagle'sPeople y de formar parte activa de un ilusionante proyecto con el Ferrer Sport. De los primeros he aprendido muchísimo, ellos no saben lo que en la distancia me han ayudado, corredores veteranos, de todos los niveles, pero con una pasión por este deporte desbordante, lo mismo que mis nuevos compañeros/as de equipo con los que seguro iniciamos una interesante aventura.

 

Y como siempre me gusta tirarme a la piscina, aquí van mis consejos para mantener la ilusión corriendo para los corredores populares, para los que se inician, y para los que ya llevan tiempo y han perdido la motivación..

  • Búscate objetivos, ilusionantes, pero realistas, ponte retos que te ilusionen pero que sean factibles.
  • Dedícate a correr y deja que un profesional te guíe. No busques objetivos inalcanzables. La sobremotivación resta.
  • Disfruta corriendo y deja que tu estado de forma en cada momento te marque cómo y cuánto debes correr. Estoy totalmente convencido de la importancia de entrenar a nivel fisiológico, tomando en todo momento como referencia lo que el pulso nos va marcando. No pretendas hacer una marca para la que no estas preparado, los milagros no existen.
  • Deja que tu vida cotidiana te marque el ritmo... entrena como descanses, hay épocas en las que irremediablemente debemos entrenar menos, o mejor dicho, distinto... este deporte es de largo recorrido y hay que saber en cada momento a que ritmo ir. Asegúrate que estas asimilando lo que entrenas, escucha a tu cuerpo.
  • Y por último y lo más importante... DEJA SALIR AL NIÑO QUE LLEVAS DENTRO A CORRER CONTIGO. 


lunes, 1 de agosto de 2016

VENCIENDO LA PEREZA EN EL CORREDOR. LA MOTIVACIÓN.

Para celebrar mi primer post por encima de 1500 visitas lancé una pregunta en Facebook para coger ideas para un nuevo artículo... recojo el guante de Diego Marín para hablar sobre la importancia de la motivación en el corredor de fondo.


"A mí me ayudaría mucho algo sobre cómo vencer la pereza de salir a correr, de reengancharte al entrenamiento cuando han pasado unos días sin salir, de volver a adquirir la motivación, etc."

  Creo que la respuesta se puede simplificar mucho... buscar un objetivo motivador... pero se puede profundizar mucho más en el tema...

 Como me recordó  hace poco una lindísima persona, a veces se trata del efecto mariposa, un leve aleteo y provocarás una tempestad en las antípodas...


 Se me ha ocurrido dar algunas ideas que a mi me han servido mucho para vencer la pereza.

1-BUSCATE UN OBJETIVO MOTIVADOR

Estamos a mes y medio de un gran evento que tendrá lugar en Logroño, una prueba de grandísimo nivel con 3 distancias a elegir. Cualquiera que corra habitualmente se puede animar a un 10k... y si eres un pelín más valiente pues ¡a por la media! Para la maratón me temo que ya deberías haber empezado a entrenar...
Tenemos una serie de pruebas magníficas alrededor, la behobia (estamos en la época ideal para empezar a planificarla...), nocturna de bilbao, media y maratón de san sebastián y a un pelín de más largo plazo la Rioja Ultratrail...

¿Y por qué no probar con el cross?  Vivimos rodeados por las catedrales del cross... Atapuerca, Soria, Lasarte , Elgoibar, Amorebieta, Aranda... y por supuesto las pruebas del calendario regional. El cross es una preparación magnífica de cara a la primavera.

Pues eso, da el paso, ponte un objetivo a corto, medio... largo plazo, planifícate y recuerda que todo gran camino empezó con un primer paso.  Una vez estés en ello y empiecen las mejoras la motivación irá llegando sola.


 2- NO SOLO DE PAN VIVE EL HOMBRE.

Las bicicletas son para el verano... Sal de la rutina, empieza a hacer cosas distintas que durante el año, natación, rutas por el monte, btt y bici de carrera... por suerte tenemos un entorno inigualable en La Rioja para salir de la rutina.
A mi me gusta acabar la temporada en la pista, corriendo rápido, además la velocidad los fonderos no la solemos trabajar durante el año y es una cualidad física fundamental. Después de un periodo de inactividad es bueno empezar con algún "capricho", busca tu ruta favorita, prueba una ruta nueva que siempre has querido hacer, sin prisa...
Haz deporte, practica deportes colectivos que durante el año no practicas, diviertete... futbol,baloncesto, voley, frontón... Es año olímpico y vamos a ver mucho deporte por la tele... Motivación ON


3- EFECTO MARIPOSA.

Tras un periodo de desconexión  la vuelta a la rutina se hace dura, a veces viene bien acompañarla con otros pequeños cambios. Empieza a cuidarte, mentalízate en que empiezas un nuevo camino y que no sólo se trata de correr. Planificaté horarios y sobretodo hábitos, cuida la alimentación y salud en general como parte del entrenamiento, haz caso del entrenamiento invisible, ponte en modo corredor. 



4- TRABAJO EN EQUIPO

No hay mejor manera que empezar la pretemporada... o temporada, que en grupo... pero mejor todavía en equipo. Está bien salir a correr con amigos, pero está mejor salir a entrenar con los compañeros de entreno, aquí pongo una foto con un fantástico grupo de hace unos cuantos años, era principio de temporada y veníamos de meternos un duro entreno controlado de 15km (circuito Salazar)  estos entrenamientos son muy difíciles de hacer sólo y siempre te exiges más en grupo.


Voy a aprovechar para chulear un pelín de compañeros de entrenamiento... tener un buen equipo y corredores que te hagan exigirte es fundamental.
Calentando el día previo a un campeonato de España de cross... muchos kilates en esta foto

Con dos grandísimos amigos

Con algunos compañeros del Ferrer antes del campeonato de España de media maratón.
Con mi gran amigo Pablo cuando todavía aguantábamos a estos bestias

Y mi maestro Alfredo tras acompañarme en una tirada maratoniana de 30km

En resumen, entrena por un gran objetivo, prepárate para una apasionante temporada y ¡disfruta! La cabeza y la inteligencia emocional son fundamentales para mantener una buena motivación. A menudo nos toca madrugar, entrenar cansados, con aire, lluvia, frío... de noche... Recuerda siempre que "ENTRE LA MAYOR DE LAS PEREZAS Y EL MEJOR DE LOS ENTRENAMIENTOS SOLO HAY UN DURO CALENTAMIENTO"


martes, 7 de junio de 2016

LOS RETOS DEL CORREDOR SOCIAL. I SUBIDA A CLAVIJO

Tras un estupendo Domingo, disfrutando del nacimiento de una gran carrera y compartiendo buenos momentos con amigos. Han sido muchas las reflexiones que han surgido y me gustaría compartir.

Al final de la prueba ocurrio un bonito detalle de los que no se ven todos los días. Quedaba un corredor por llegar y la organización tuvo la deferencia de esperarle antes de la entrega de premios, pues de alguna manera queriamos celebrar esta primera edición todos juntos. Entre los que esperaban, atletas de la talla de Toni Abadía y Camilo Santiago. El gesto de éstos, y de algún participante más, fue salir al encuentro de este último y acompañarle hasta meta entre los aplausos de todos los asistentes. El vídeo de la llegada se ha hecho viral en el panorama riojano.

Mostrando 232.jpg
Foto del momento gentileza de Correr en La Rioja


Tras la carrera pudimos disfrutar de un agradable momento de esos en los que se aprende escuchando a verdaderos amantes de este deporte, de los que trasmiten optimismo y ganas por los cuatro costados. Salió el tema que da nombre al post... los retos del corredor social... y salió entre personas de grandes retos. Toni Abadía y el reto olímpico, no se me ocurre reto más grande. Camilo cuyo reto es arriesgarlo todo para llevar a cabo su sueño. Ivan Ramirez, ganador de la maratón de la muralla china y corredor de ultrafondo y Juanan Fernández que apostó fuerte para dedicarse en cuerpo y alma a su pasión.
Muchos kilates alrededor de esta mesa
Pues bien, ahora me toca a mi hacer la pregunta incómoda. ¿Por qué los corredores en la actualidad se obsesionan en la busqueda de retos? ¿No es suficiente reto el mejorar cada día?

Se que habrá muchos corredores que no comparten mi opinión. No estoy diciendo que el corredor no deba buscarse objetivos ambiciosos, realistas pero ambiciosos. Que cada meta sea un paso y cada paso una meta. No quiero decir eso. Me refiero a la necesidad de auto-reafirmación que muchos corredores tienen en buscar un reto, algo que les diferencie, buscar hacer algo que sea grande, vistoso, que tenga repercusión social. Vivimos en la época de los retos. Queremos buscar retos pero saltando etapas. En un año ya queremos correr maratón y una vez terminada esta se nos van los ojos con ultratrails... si hago un triatlon enseguida quiero un doble olímpico o medio Ironman. Si salgo en bici quiero ir a la prueba más dura que haya... en definitiva, retos.

En mi experiencia personal, tuve la suerte de ser bien asesorado en su momento. Asesorado por corredores y entrenadores con gran experiencia. Cuando yo empecé todos lo eran. Lo que decían iba a misa para mí. Rápidamente me pararon los pies en eso de ir queriendo subir de distancia. Siempre recordaré aquello de "aprende a correr rápido, aprende a correr bien, ya tendrás tiempo de buscarte retos". Y ese fue mi reto. Aprender a correr. Mejorar y disfrutar de los pequeños pasos. Buscar metas realizables y que cada una de ellas me sirviera de punto de partida hacia otra más lejana. Paso a paso, así se hace el camino y es la paciencia el arma del corredor de fondo. No hay más. No hay secreto. Si en el fondo ¡correr es tán fácil! (ojo, entrenar bien es un arte, siempre en manos de profesionales...). No soy un corredor de élite, ni siquiera un corredor "bueno", he llegado a hacer alguna cosilla pero siempre con esfuerzo y dedicación, dejándome guiar y a pequeños pasos.

Y como en otras ocasiones me he tirado a la piscina, lo haré otra vez con mi "método pirata de aproximación al entrenamiento...". No me cansaré de decir que el entrenamiento hay que dejarselo a los profesionales. Pero es cierto que no todo el mundo tiene esa avidez de mejora y sólamente busca encontrarse mejor y correr con las amigos. Sea como fuere. Si no estás en manos de profesionales. Quizás estas pequeñas pautas puedan venirte bien. Repito que son impresiones personales y mi "teoría pirata de entrenamiento", no soy un profesional ni mucho menos.

La primera premisa es la "teoría del 10%". Es bastante aceptado que ese sería el tope de aumento que deberíamos tener en el volumen semanal de una semana a otra, sin olvidarnos que, al menos cada 4 semanas habría que dejar una de relativa bajada para asegurarnos la asimilación. Es decir, si hago 50km a la semana, nunca pasaré de 55km de golpe... si mi tirada más larga ha sido de 20km, no pasaré en la siguiente de 22... es una regla que nos da cierto margen de seguridad.

La segunda sería la de las "zonas de desarrollo" y lo importante de apuntalar bien la forma antes de pasar a "bajar otro piñon", teoría pirata por experiencia explicada en otro post.
http://santisierra99.blogspot.com.es/2015/12/zonas-de-desarrollo-en-el-entrenamiento.html

Y todo ello con su consabido fortalecimiento a base de abdominales, lumbares y ejercicios de fuerza... y por supuesto estiramientos....

Pues estas dos premisas podrían ser extrapolables al tema de los retos que nos ocupa. En mi opinión, y siempre para atletas sin demasiada experiencia y asesoramiento profesional, los retos deberían regirse igual. No te busquen retos que esten fuera de tus "zonas de desarrollo" y evita quemar etapas. Paciencia y disfrutar de este deporte. No hay nada peor que las lesiones por pasarnos de la raya. Buscar buen consejo de atletas experimentados (llevar 2 años corriendo y haber hecho media docena de medias maratones casi nunca lo es... lo es tener amplia experiencia y esta la dan los años)

Pues ya sabeis ¡a por el próximo reto! eso sí, buscalo con tiempo y preparate bien. Nunca subestimes este deporte pues puede ser tremendamente injusto y cruel ;-)

viernes, 3 de junio de 2016

EL CORREDOR SOCIAL

Atletismo vs Running... la eterna dicotomía...

No voy a negar mi pasión por el primero y mi reservas frente al segundo... me refiero al running como moda, como negocio, frente al deporte rey y universal como es del deporte de correr. No es la primera vez que hablo del tema (http://santisierra99.blogspot.com.es/2015/05/un-pie-detras-de-otro-con-una-fase-de.html) y sigo manteniendo que son más las cosas que nos unen que las que nos separan, si bien es cierto hay muchos aspectos del segundo que limar.

Ayer fue el día internacional del corredor, o del runner... la verdad no lo se, pues me considero de alguna manera ambas cosas, si bien es cierto que me apasiona el atletismo, el barro, el cross, el tartán y el asfalto, y sigo considerando que todo corredor de fondo que se precie ha de probarse en la pista que es la que nos pone en nuestro sitio y el más fiable juez que existe. Y como me invitaron, allá que fui a celebrarlo con los beer runners de Logroño.

Momento antes de la salida de la quedada de ayer.



Si hay dos grupos que encarnan el sentir del corredor social son los Beer Runners y los Drinking Runners... sin menosprecio de otros muchos grupos que surgen de manera cuasi expontanea... Locas que corren, Corre que te pillo, Fondistas de Lardero... y colectivos clásicos de viejos rockeros como los Maraton Rioja en nuestra comunidad, aunque estos últimos estan más unidos al atletismo clásico pues casi todos se iniciaron en esto antes de ser una moda y suelen competir en campeonatos oficiales...

Los grupos sociales o "communities", son colectivos de personas que les gusta practicar deporte y, en la mayoría de las ocasiones sin pretensión de cumplir tiempos ni competición y que buscan en el correr una alternativa de ocio, en gupo y generalmente en familia. La carrera es una excusa, pues lo importante es el grupo, la experiencia, el antes y sobretodo el después.

Con los drinking runners antes de la salida de la maraton de Logroño.

Lo que hace grandes a estos grupos es,  a parte de su filosofía, que suelen ser portavoces de causas solidarias y, en ocasiones, recaudan fondos y material para multitud de proyectos solidarios. Un gran ejemplo son los drinking runners y sus kilómetros por alimentos.

Pues bien, aterrizando un poco sobre el propósito de este post, ayer compartimos un tranquilo rodaje con amigos al amparo de el grupo beer runners de logroño, disfrutando mucho del post entreno y sus cervezas de rigor,  y me hicieron el honor de hacerme miembro. Hace tiempo que conozco a muchos de ellos y les seguia por las redes sociales y hemos hablado en muchas carreras y pruebas. Algunos de ellos me han felicitado por el blog y animado a continuar lo cual siempre se agradece.

Mostrando 022.jpg
Bautismo cervecero

Entonces  ¿cuál es el objetivo de este post?. Pues simplemente aportar mi modesta opinión a la simbiosis que debemos pomover entre altetismo y running. Como he dicho antes hay más cosas que nos unen de las que nos separan... me gusta mucho la filosofía del corredor social, de las communities, del postureo sano, sin envidias, sin dar la lata, del compartir progresos entre amigos. Pero tambien es cierto que a menudo se observa mucha tipología de corredores en estos grupos... como todo en la vida y como en botica, de todo te puedes encontrar. Es por ello que quiero aprovechar este espacio para "aconsejar" desde la perspectiva de tener algo más de experiencia en esto de dar zancadas.

El corredor social se ha multiplicado exponencialmente, un gran número de miembros de estos grupos son corredores experimentados que se toman esto con otra filosofía, disfrutan de correr y compartir sus conocimientos. Pero no todos los corredores sociales se dejan aconsejar. Hay mucho desconocimiento, cierta falta de cultura deportiva. Este deporte no se aprende por imitación. Hay que usar la cabeza...

Si eres novato en esto de correr y disfrutas corriendo en grupo ¡adelante! ¡disfruta! ¡corre! no todo es batir marcas, busca tu objetivo y ve tras él, pero no te dejes llevar por lo que hacen los demás. Veo muchos corredores con ansia para superar retos que no estan a su alcance, aqui no vale con intentar imitar al vecino, la experiencia es importantisima, tu cuerpo se ha de adaptar a muchísimos cambios... sólo hay una clave, paciencia, ten continuidad y las mejoras llegarán. Hazte un reconocimiento médico y dejate asesorar, pero a ser posible por profesionales, estamos jugando con nuestra salud, somos un cuerpo y es para toda la vida...
Y por último unos consejitos que me ateví a escribir en su día...

http://santisierra99.blogspot.com.es/2015/11/rendimiento-en-el-atleta-popular.html

Espero os sirvan...

Mostrando 043.jpg
Foto final con el grupo Beer Runners de Logroño

No quisiera terminar este post sin hacer una mención especial a la "filosofía panzer" y su manera de disfrutar de las carreras. Sois grandes...

Como diría Martín Fiz. Nos vemos... CORRIENDO...

lunes, 11 de abril de 2016

INTELIGENCIA EMOCIONAL EN EL CORREDOR

En realidad un titulo más apropiado para el post podría ser, control de las emociones en carrera.
Ayer comentaba con un amigo que, en este deporte en competición se sufre, pero que la recompensa es mucho mayor que el sufrimiento y el recuerdo de las recompensas siempre perdura mas que el de las malas sensaciones, de no ser así, no creo que nadie repitiera tras correr la primera maratón.


El caso es que el control de las emociones es fundamental en este deporte, y cualquiera que lleve tiempo compitiendo seguramente lo habrá aprendido a fuego, pues creo que todos nos hemos emocionado y lo hemos pagado caro en más de una ocasión... aunque siempre perdurará más la buena sensación y volveremos a caer en el mismo error.

Yo cada día tengo más claro que la cabeza es un componente fundamental en el deporte de fondo. No solo por ser capaz de tomar las decisiones correctas en carrera, sino por mantener la motivación durante el entrenamiento y la competición. A menudo caemos en malas sensaciones y desánimos por no ser capaces de gestionar estas emociones, las buenas... y las malas, y es que mantener cierto grado motivacional es muy dificil en determinadas circunstancias. En mi caso puedo afirmar sin duda que este deporte ha sido fundamental a la hora de gestionar las mías... y que en determinados estados vitales, ha sido indispensable para mí.


Me dá cierto vértigo intentar dar consejos pues soy un aficionado más pero de alguna manera me siento animado por el feedback que me llega de algunos de quienes me leen y aprecian mis comentarios, así que como siempre me tiraré a la piscina.
Voy a distinguir dos tipos de competiciones... aquellas en las que se va a por una marca y aquellas en las que se lucha por posición y la marca es lo de menos...  estas últimas se dividirian en campeonatos y "pollos".   Independientemente de lo que cada cual busque, generalmente realizamos más competiciones, o bien corremos más carreras, de las que deberíamos para un mejor rendimiento, pero eso es otra historia...

En todas ellas es importante tener clara la estrategia antes de competir y anticipar que te vas a encontrar en carrera. Voy a relatar una experiencia personal de una de estas últimas.
Concentración y visualización...  fotos obtenidas de la página del Ayto de Albelda


Este domingo dispute la carrera del valle del iregua, no es que se trate de una carrera que haya supuesto nada distinto a otras, ni ha sido mi mejor carrera, ni ha sido un desastre, simplemente fue una carrera más, pero analizando en frío, se me ocurrió este tema para un nuevo post.
Para empezar se trata de una carrera que tenía ganas de correr; en primer lugar por ser un gran amigo su referente, y en segundo lugar porque había posibilidades de conseguir una buena clasificación individual.
Tras no haber competido mucho en invierno en busca de mejorar marcas, el cuerpo me pedía correr alguna carrera popular y disfrutar un poquito metiendo el venenillo en el cuerpo, pues también considero que a veces el mejor entrenamiento se realiza con un dorsal, pues es necesario también trabajar las sensaciones en carrera y este año creo que no las he gestionado bien (si lo se, siempre queremos más, es de lo que se trata este deporte... al menos según yo lo veo). Así que afronteba la carrera como un entrenamiento más tras una buena y dura semana:
Lunes: Rodaje
Martes: 6 x 2000 (media 3'18)
Miércoles: Rodaje vivo
Jueves: Rodaje progresivo acabando a ritmo fuerte
Viernes: Técnica de vallas y pesas
Sábado: Rodaje largo
Domingo: Ritmo controlado aprovechando la carrera.

En definitiva... no es una semana típica de competición, sabía que si me veía en carrera iba a acabar apetando un poco más y que la tralla de la semana iba a pesar bastante. Además el recorrido tenía su dureza complicada con el viento, para terminar de complicarlo, en el calentamiento aparecen molestias en la zona lumbar... da igual, en cuanto hagan pum ¡a correr!. 

Salida Rápida. Camilo coje rápido la cabeza de carrera y empieza a imponer su ritmo, Nour sale detrás y yo me quedo a un par de metros a ver que pasa... el reloj va marcando 3'05-3'06 así que me dejo caer esperando que se forme un grupillo por detrás, Camilo y Nour empiezan a perderse en la distancia... 3 km en ligera cuesta con aire de cara con rachas bastante fuertes. Voy a la cabeza del grupo, quizas debería esconderme, pero no quiero que el ritmo decaiga así que lo voy avivando, aunque las sensaciones no son del todo buenas, pero vamos mucha gente y no me interesa. Llegamos a alberite y un corredor lanza un ataque, me voy detrás, me viene bien y así me va quitando el aire, se emociona y se casca un km bastante rápido, nos coje unos metros, la verdad es que si voy tras él me iba a sacar de ritmo y eso luego se paga, es mejor dejarle que se desgaste sólo. Otro km más y se le hace de noche y le recortamos rápido, ya sólo llevo un acompañante que no conozco y me veo en carrera, a la postre descubro que era hueso duro, un experimentado triatleta que anda bien en carreras a pie.
Así que poco a poco aprovechando que ya vamos en fila india, empiezo a bajar piñones, me encuentro ya metido en faena y veo ya más factible el podio.  Las malas sensaciones del inicio se van disipando, llega la cuesta mas dura, cojo un par de metros y bajo otro piñon, cojo un par de metros más y empiezo a ver a Nour descolgarse... ¡anda que todavía hago segundo! craso error, he gastado la bala antes de tiempo... vienen un par de toboganes, empiezo a ir estallado de piernas y aparece flato... buff... me coje mi compi por detrás y trato de aguantar para llegar al final con alguna opción... nada, voy tostao, no queda otra que remar... y quedan casi 4 km... asi que remando y mirando para atrás hasta meta manteniendo la posición.
Resultado, aceptable, se escapa el podio, pero he luchado bien, he competido y aunque podía haber ido mejor estoy contento.
Meta por fín...

Liberación tras terminar, estas son las sensaciones que quedan al final.
En definitiva, han sido muchas las emociones que ha habido que gestionar y que son las que al final determinan el resultado.
Concentración y Control en la salida Paciencia y Confianza durante la carrera Determinación cuando ves la oportunidad de tirar para adelante y por supuesto una dosis de Capacidad de sufrimiento en la parte final...

Bueno... al final ha resultado ser un pequeño tostón que espero le pueda ayudar a alguien, en definitiva se trata de una actuación modesta en un "pollo" pero que de alguna manera me dio para reflexionar.

A partir de ahora tocará luchar por la marca en la pista que, en definitiva, es lo que queda ya que la pista nunca miente.


lunes, 28 de marzo de 2016

¡VUELTA AL ORIGEN!


Que la vida es cíclica es un hecho contrastado. Nuestro devenir vital como personas indefectiblemente pasa varias veces por el mismo punto, cuando volvemos a él no somos la misma persona, pues algo nos ha hecho cambiar, y si todo ha ido bien, nos habrá hecho crecer.
Hay un libro llamado "de que hablo cuando hablo de correr", es un título que me vendría bien para este post. Muchas veces tras nuestras zancadas y nuestras conversaciones hay más que meros términos deportivos y argot de corredores, pues estamos hablando de la vida y la estamos viviendo a cada zancada. Lo sé, en ocasiones parece que sólo sabemos hablar de correr, pero en el fondo hablamos de la vida, pues la vivimos así. Cada zancada me ha hecho crecer como persona, bajo el asfalto he enterrado muchos fantasmas, quemado ídolos, construído totems... en definitiva he crecido, quizas he cambiado, seguramente... pero desde luego he experimentado crecimiento.

De que hablo cuando hablo de correr, de lo que al asfalto le he contado, la rabia que he dejado en el barro, en las montañas, bajo los charcos, es algo que se queda entre nosotros; mis zancadas y yo. Más de una vez le conté al asfalto lo que nadie sabe y más de una vez lo escondí bajo estos términos, incluso en este mismo blog.

Ha sido un otroño-invierno interesante. Nuevos objetivos, nuevos aires. Muy buenos entrenamientos, grandes días, pocas y algo decepcionantes competiciones, pero no me importa. Lo importante es que he encontrado el equilibrio. Soy consciente de que a veces me tomo esto "demasiado en serio" o al menos desde fuera así lo parece... muchas de esas veces mis zancadas, el asfalto y yo sabemos por qué. No me arrepiento. A mi manera lo he disfrutado. Dijo el sabio "mejor ser rey de tus silencios que exclavo de tus palabras" no sé si es del todo cierto, tengo mis dudas, creo que callé cosas que debí decir. Pero esa es otra historia...

Terminé la temporada invernal con los 10k de Laredo, en mi cabeza mientras entrenaba en otoño tenía 2 objetivos-ilusiones... volver a un campeonato de españa de cross y batir mi marca en los 10k. A la vista de los entrenamientos, ambos eran bastante factibles y reales. Pero como me gusta decir "aqui no vale lo que crees, vale lo que haces" y no he hecho ninguna de las dos cosas. Una inoportuna gripe antes del regional de cross me dejó fuera del nacional y una "serie de catastróficas desdichas" me limitó en Laredo pese a encontrarme en un momento de forma realmente bueno. Fue un semana especialmente complicada pero que, como siempre, sólo se lo conté al asfalto... Curiosamente, como he dicho, la vida es cíclica y no ha sido la primera vez.

La verdad es que terminé un poco decpcionado de la ruta pese a conseguir MMP en media maratón (Aunque también algo alejado de las expectativas). Pero como esto es cíclico, se que volverán las oportunidades y que en las piernas seguramente habrá material para mejorar ambos registros. Estoy plenamente convencido de estar bien asesorado y entrenado y al 100% con Luis de Águila.

Pero el cuerpo me pide cambios, me pide marcha, hace 2 años de mi último y fatídico 3000 obstáculos y nunca he perdido mi pasión por esa prueba, así que tras una semanade reset toca empezar con ilusiones renovadas. Con objetivos humildes, tan humildes como disfrutar del atletismo, del de verdad, el que se practica en el tartán, en el que se oye el toque de campana y en el que se respira un ambiente con unos valores inigualables...
Tocará saltar, correr, sufrir, mojarse, seguramente caerse, pero también levantarse... nos vemos por las pistas.